Realidades y opiniones sobre las políticas ambientales

No hace mucho estuve revisando la agenda ecológica de China y recordé que aunque el país está dando saltos agigantados para fortalecer y reestructurar sus políticas y regulaciones ambientales, el daño causado en su fase de rápido crecimiento económico  fue intenso. Eso me hizo pensar en Panamá y otros países en vía de desarrollo y decidí escribir un potpurrí de ideas, realidades y opiniones sobre este tema que nos concierne a todos.

La situación actual de China no sólo es el resultado de su deseo por riquezas económicas (a costa de su medio ambiente), que también es la misma política adoptada en el pasado y en el presente por muchas naciones en vías de desarrollo, pero también es el resultado de las acciones directas de los países desarrollados. Las regulaciones mediocres en China favorecieron la aparición de, principalmente, empresas occidentales que usaron y usan al país como la fábrica del mundo, empleando sus recursos a diestra  y siniestra y sin considerar la integridad del medio ambiente. Como en cualquier otro país, existe mucha corrupción en este tema y la misma solo permite una  opción: Contaminar, que es súper barato para las empresas que tienen fábricas en el país.

Decidirse por no contaminar obliga a las compañías a tener plantas de procesamiento para sus desperdicios y paguen por los crímenes que comentan en contra del medio ambiente. Ser ecológicos no es económico a corto plazo y las compañías no ven lo ecológico, pero si lo económico. La única ocasión en que se decide ser ecológico es cuando se convierte en buena campaña publicitaria. Al menos muchas de las compañías operan de esa manera y por eso la política de contaminar sigue prevaleciendo.

Lo triste es que el mismo planeta que contribuyó a la condición actual de China, le está dando la espalda a China puesto que contrario a mantener fábricas en China y apoyar su ideal por una economía sostenible, cierran sus fábricas y se mudan a Vietnam.

Cosas similares a las que vivó China (y aún las vive) han pasado en otros países. Panamá es un ejemplo claro de esta situación donde es muy común verter aguas del agro no procesadas a ríos y afluentes; el uso indiscriminado de fertilizantes y pesticidas (e.g. bananeras), la ganadería no sostenible, y el Proyecto Minero del Molejón (Petaquilla) son catástrofes ambientales. También muchas otras catástrofes ambientales en el resto de Latino América y Asia. Las que rápidamente vienen a mi cabeza son las causadas por las maquilas y el canal que desean hacer en Nicaragua.

Volviendo a China, el gobierno alega que tienen poco personal trabajando en materia ambiental. Si esta es la razón por la cual el gobierno central no puede tener un ojo en todas partes del país por qué no contratan más personal? Si ellos son la segunda economía más grande del mundo, deben tener el recurso suficiente para supervisar el país. Pero, a pesar de que es una excusa trivial e infundada (el país tiene grandes necesidades pero lo sentimos mucho, no hay personal porque no hay plazas), es una excusa ampliamente usada.

Lo que debemos comprender es que todos somos responsables. Si China posé un 20% de sus suelos contaminados, Panamá también es responsable de que esa situación no se dé, así como lo es México, o India, o Japón…es un reto de todos porque todos somos consumidores!

La política que emplean la mayoría de los países es la de “crece primero y limpia después.”  Esto quiere decir que todos debemos aplicar esta política? Estados Unidos, Francia, Japón, entre otros, lo hicieron y pagaron las consecuencias de sus fallas y hubo gran dolor causado a miles que sufrieron producto de estas políticas (i.e. DDT y Enfermedad de Minamata) por lo tanto es inexcusable cometer los mismos errores si existen antecedentes históricos sobre el daño que se causa bajo la política “crece primero y limpia después.”

Pero no todo es malo en China y no deseo vender esa imagen. Permítanme resaltar las cosas geniales de ese país puesto que su iniciativa para mejorar e implementar nuevas políticas merece ser aplaudida. No existe otro país en la historia de la humanidad que haya avanzado en el tema ambiental como lo ha hecho China. En Estados Unidos existen muchas propuestas para desarrollar regiones sostenibles…para el 2009 ninguna de estas propuestas se había concretado, quizas alguna que otra ya se concretó para esta fecha. En cambio, China tomó las mismas ideas y contrató a la misma gente que proponía estos proyectos de regiones sostenibles y ha implementado ciudades sostenibles.

No existe otro país que haya implementado de manera rápida y concreta las iniciativas ambientales y mucho menos en la escala que China lo hecho. A pesar de los problemas políticos y sociales que tiene (que China no es el único país que los tiene), el ejemplo Chino en este ámbito es digno de imitar: una vez entendemos el problema, hacemos menos burocracia y más acción.

Autor entrada: molino01

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *