Ideas Generales: el Caso de Minamata y el consumo sostenible

Quizás el lector no está familiarizado con el caso de Minamata. El caso de Minamata fue uno de los problemas de contaminación más terribles en la historia de contaminación de Japón. Como el nombre sugiere, el caso de Minamata se dió en Minamata ubicado en la prefectura de Kumamoto. El caso de Minamata se refiere a la enfermedad del mismo nombre la cual consistió en un síndrome neurológico causado por la contaminación por mercurio. El problema comienza cuando la compañía Chisso, una compañía química, utiliza la Bahía de Minamata como vertedero de las aguas industriales de su planta. Dichas aguas eran ricas en metilmercurio y como todos sabemos (la palabra mercurio nos lo indica), el metilmercurio es altamente tóxico.  El video de abajo explica el caso y le servirá al lector como referencia. Ciertamente no es un video documental pero contiene información (en español) relevante.

El caso de Minamata era un caso con percepciones mixtas. La comunidad de Minamata estaba muy agradecida porque la persencia de la planta trajo un auge económico a la región y simultáneamente miles de personas fueron afectadas negativamente y a la fecha siguen viéndose las consecuencias. Pero, ¿cómo evitar que se dé algo así? La respuesta no es simple porque requiere de un entendimiento que abarca muchas disciplinas y que trata de optimizar cada rubro (político, económico, social, académico, energéctico, entre otros) pero trataré de dar algunas luces en el tema.

Para prevenir algo como lo acontecido en Minamata es imperativo cambiar el pensamiento general de que los recursos que existen son ilimitados y abandonar la idea de que las fuentes renovables son gratuitas y pertenecen a nadie (si nadie es dueño, todos son dueños). Esta mentalidad es el fallo fundamental en nuestra sociedad. Veámos un ejemplo, la tala de bosques para el consumo de madera es una actividad que no es renovable a pesar de que los árboles pueden renovarse; la razón radica en que la tasa a la que se consume madera excede la tasa de renovación. Es decir, consumimos más rápido de lo que la naturaleza o la tecnología nos permite renovar. Si permitiéramos que la naturaleza se encargara, el proceso de renovación sería sin costo alguno (solo costaría sembrar), pero como no es el caso entonces nos “rompemos la cabeza” para hacer que las cosas crezcan. Otro detalle es que los bosques, realmente, no tienen dueño. Y así como los bosques, también los mares están siendo depredados indiscriminadamente por todo el planeta y cada vez debemos ir mucho más mar adentro para obtener pescados y mariscos. Ese es el detalle cuando se sabe que algo no tiene dueño, esa propiedad se expone a ser abusada y a que otros quieran benificiarse despiadadamente sin considerar el bienestar de los demás. El valor que la sociedad pone en el desarrollo económico promueve la deterioración del medio ambiente

Para prevenir casos como la enfermedad de Minamata, también es imperativo que la sociedad se involucre. También es necesario cambiar las políticas ambientales para que sean proactivas y por decisión, no por coacción. Es decir, como las compañías y la sociedad no sienten de manera directa los efectos de la degradación del ambiente, la forma más fácil de vincular el problema mundial con cada individuo es a través de las finanzas. Las companías deben subir sus estándares ambientales porque es financieramente beneficioso para ellas; las personas deben sentir el impacto económico, también, para crear un vínculo directo entre lo que ocurre y lo que viven, porque el cambio climático que estamos viviendo no es entendible por el público promedio, pero si sus bolsillos se ven afectados lo sentirían y lo entienderían. Para ello, una reforma tributaria sería conveniente, si el producto es altamente contaminente entonces deberá pagar más impuestos. Un ejemplo claro serían los vehículos; si las emisiones de un vehículo son mayores al máximo permitido por la ley, el costo de los impuestos para circular deberán ser mayores. Adicional a esto, se pueden crear campañas que hagan público el historial ambientalista de una compañía.

Asímismo, las regulaciones actuales deberían incrementar las penas e infracciones cuando se viola una ley. El detalle es que muchas de las regulaciones ambientales existentes son aplicadas exclusivamente al sector de la industria. Permítanme dejar en claro una lógica: la demanda del mercado es la que controla el sector de la producción, si la sociedad pide, la industria suple la necesidad; entonces, es privilegio y responsabilidad del consumidor pedir y saber qué comprar. Lo interesante es que ante una catástrofe ambiental, no es el sector industrial el que sale directamente afectado, es el sector de los consumidores puesto que ellos son los que viven en las zonas afectadas, y el consumidor carece de los medios para resolver el dilema. Por tanto, la responsabilidad con respecto a las regulaciones ambientales debería residir también con el consumidor, puesto que al final del día será el más afectado.

En el ámbito del agua, acueductos y alcantarillados deben de ser implementados y cada fábrica debe contar con una planta de tratamiento de aguas industriales para procesar los químicos y demás sólidos que van en el agua que utilizan para los diversos procesos industriales. Por supuesto que luego de ser tratadas estas aguas deben regresar a los cuerpos de agua (ríos, lagos, bahías, etc) para que el proceso final de purificación se lleve a cabo de forma natural.

Para mejorar la calidad del aire, los procesos de producción deben mejorar; otras fuentes de energías deben ser usadas y las técnicas convencionales de incineración de los desperdicios sólidos deben ser erradicadas. De hecho en el artículo sobre desperdicios sólidos hice mención a la incineración, pero no se debe entender que este proceso se ejecuta abiertamente en un patio, el proceso es controlado y las emisiones son filtradas!

En este sentido, los Objetivos para Desarrollo Sostenible (ODS) son bien adecuados para el desarrollo sostenible y muy aplicables en nuestras latitudes. Me da mucha tranquilidad saber que Panamá es signatario de la ODS.

ONU_Objetivos Desarrollo Sostenible 2030_ODS
ONU Objetivos de Desarrollo Sostenible

De acuerdo a la ODS, estos 17 puntos son suficientes; debo admitir que sí lo son pero se necesita de una entidad que entienda como los 17 se entrelazan. Por ello es necesario comprender todas las 17 aristas, de lo contrario jamás podremos hacer los avances en materia de sostenibilidad que tanto necesitamos.

La enfermedad de Minamata era previsible y prevenible, pero está de parte de nosotros, a través de la libre oferta y demanda, hacer de la conservación del medio ambiente un asunto de todos y exigir que los servicios ofrecidos tengan como prioridad la conservación del ambiente, al final del día el ambiente es mi casa, tu casa y la de todos.

Autor entrada: molino01

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *